Una serie de desgracias fueron las que llevaron a la creación del descabello o espada de cruceta. Antiguamente se utilizaba el estoque para descabellar al animal, con el riesgo que eso conllevaba. Un riesgo que en agosto de 1934 acabó en tragedia en la plaza de toros de La Coruña, cuando el estoque con el que descabellaba Belmonte voló hacia los tendidos en un brusco movimiento de cuello del toro y se clavó en el pecho de un espectador causándole la muerte. Tres días después de este accidente, Ignacio Sánchez Mejías practicó al suerte de descabellar usando un estoque sujeto a su muñeca con una correa de cuero, de forma similar a como se hace con los tacos de polo.

descabello

Un día más tarde, el once de agosto a las “cinco en punto de la tarde” moría Ignacio Sánchez Mejías en las astas de Granadino.

No se había terminado el trágico mes de agosto de 1934 cuando en Madrid, se convocó un concurso con la finalidad de encontrar un modelo de espada que se usara exclusivamente para el descabello y que evitara los riesgos del estoque.

La Dirección General de Seguridad solo aprobó ocho de los cuarenta y seis diferentes modelos enviados, de los que, luego de usarlos experimentalmente en el Matadero Municipal de Madrid, salió el que se usa en la actualidad.

Renfe impide viajar a un novillero por llevar un estoque simulado

Diez más impactantes fotografías realizadas a lo largo de la historia que no tienen explicación

Si te gusta El Diestro y Olé puedes seguirnos en Twitter

Infórmate de las mejores noticias en El Diestro

La suerte de matar sin muleta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here